ejercito-chile armada-chile fuerza-aerea carabineros-chile
Homenaje al 92° aniversario de la fuerza aérea de chile Socio Director TCL (R) Antonio A. Varas Clavel --- Saludos a Carabineros al cumplir 95 años desde su creación por el Director de la Unión
Homenaje de la Unión a dos de las instituciones que son parte de nuestra organización y representan los principios y valores que hacen de Chile un país en marcha y con la tranquilidad de contar con ambas instituciones del más alto nivel de disuasión y seguridad pública. Felicidades a todos sus integrantes.

 Ver las imágenes de origen

 

Estimados amigos de la Unión:

Ya hace algunas semanas atrás, la Fuerza Aérea de Chile celebró el nonagésimo segundo aniversario de su creación demostrando la gran capacidad en material y la gran calidad en el elemento humano que la integra. La Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional como es tradición, exterioriza su admiración por esta institución hermana del Ejército y de la Armada en el campo de la defensa nacional y de Carabineros de Chile en el campo de las instituciones uniformadas.

Para dar comienzo a estas palabras, recordemos que de las frágiles y primeras naves aéreas construidas por elementos tan básicos como la madera se ha evolucionado a las actuales aeronaves a reacción, de gran velocidad y maniobra, como con un gran poder de combate. Han quedado atrás y en el recuerdo los aguerridos y valientes aviadores que no temían tripular esos primeros aviones.

Hoy ya no basta con el entusiasmo y sacrificio para ser piloto; hoy se exige una preparación académica y científica de primera clase para poder tripular las aeronaves con que cuenta la institución, aviones de una gran tecnología y precisión en su manejo.

Todo el personal de la Fuerza Aérea es profesional dedicado a su función, en una interacción positiva entre los diferentes elementos que componen la institución. El vuelo, el mantenimiento de las aeronaves y del equipo, la protección de las bases e instalaciones, las finanzas institucionales, el mando y el estado mayor y la fuerza operativa terrestre, todas se entrelazan y se cumplen coordinadamente como los instrumentos de una orquesta en un concierto. 

Esta calidad ha sido demostrada con creces en todo tipo de actividades, tanto nacionales como internacionales, le ha ganado el respeto de sus pares, tanto en américa como en otros países del mundo.

Acompáñenme a un breve resumen de la historia y desarrollo del arma aérea mundial y en chile.

Digamos inicialmente, que la sugestiva ilusión del hombre de poder algún día alzar el vuelo sobre bosques y montañas es demasiado antigua como para mencionar algunos nombres. Sin embargo, a través de los últimos siglos se mejoraron las condiciones, se desarrollaron teorías y técnicas y se avanzó lo suficiente en el perfeccionamiento de la industria y la tecnología, lo que permitió que poco a poco fueran superándose escollos que parecían insalvables, situación que acrecentó el perfeccionamiento de los medios para finalmente lograr tan ansiado sueño. En este camino agreste y a veces poco conocido figuran nombres como Leonardo Da Vinci, Francisco Lana, Lorenzo de Guzmán y algunos personajes especiales que hacen intentos casi suicidas por lograr conseguir sus fines.

Es en 1783 cuando los hermanos Mongolfier lograron elevar el primer globo inflado a base de aire caliente, lo que dio lugar a las primeras ascensiones por este medio, que se perfeccionarían más tarde, permitiendo cumplir misiones incluso con fines bélicos.

Le seguirá la aparición de los dirigibles, la teoría del avión, el uso del motor y a fines del siglo XIX, el ensayo de varios tipos de aviones, surgiendo un vocabulario nuevo, donde las palabras: aviación, aeronauta, aviador, aeródromo, aviatriz y otras comienzan a sorprender al ciudadano común.

Pero también aparecen nombres de pioneros como Otto Lilienthal, Alberto Santos Dumont, Gabriel Voisin, Luis Bleriot, Henry Farman y muchos otros, que con sus experimentaciones en los suelos de la bella Francia y en un parís sugerente, explosivo, dinámico y emprendedor, se dedican a la tarea de dar vida al gran avance del siglo XX, que hoy en día conocemos como la aviación.

El 23 de octubre de 1906, el brasileño Alberto Santos Dumont vuela en los campos de Bagatelle, cerca de París, siendo nominado como el primer vuelo de un hombre en un vehículo más pesado que el aire. 

Francia era considerada en esos entonces como la cuna de la aviación y con el devenir del tiempo, la capital de la aviación mundial; allí estaban los constructores de aviones, los diseñadores y los que soñaban con desarrollar por completo esta nueva ciencia de volar.

Las noticias sobre este desarrollo de la ciencia aeronáutica surcaban rápidamente las llanuras, las montañas, los desiertos y los mares, llamando también la atención de embajadas y visitantes del país galo.

Muchos gobiernos pidieron informes para tener una idea más precisa de este nuevo invento que muy pronto demostraría ser tan útil en la paz como destructivo en la guerra. Entre esos muchos países y desde este alejado rincón del mundo, nuestro gobierno también creyó necesario interiorizarse sobre los usos que se estaban dando al aeroplano, especialmente en el campo militar.

En 1910 ya existía preocupación por el tema. Luis Bleriot había cruzado el Canal de La Mancha en 1909 y Chile en su centenario, había tenido la oportunidad de conocer los vuelos de César Copetta en la chacra Valparaíso, en un modesto Voisin de 50 hp.

Con el fin de no quedarse atrás en esta nueva invención que podía ser decisiva en caso de un conflicto bélico, el ejército dispuso el rápido envío a Francia del teniente Manuel Ávalos Prado, del Regimiento de Artillería Montada General Maturana N°5 y del teniente Eduardo Molina Lavín, de la Escuela de Grumetes, quienes se embarcan a Europa en febrero de 1911. En París ingresaron a la Escuela Bleriot en Etampes, donde habrán de recibir la instrucción adecuada para manejar un avión.

Luego de un intenso curso recibieron el brevet de piloto aviador otorgado por la federación aeronáutica internacional.

El capitán Ávalos completó su aprendizaje en el campo de aviación de Reims en las máquinas Voisin y junto a Sánchez Besa, este último un chileno avecindado en Francia y también pionero de la aviación mundial. Estando en Alemania, el 26 de diciembre de 1911 le sorprende el ascenso al grado de capitán de Ejército.

A su regreso a la escuela Bleriot, se le somete a la prueba de volar durante una hora a mil metros de altura en un monoplano de 50 hp, con descenso a motor detenido, lo que le capacita para recibirse del primer aeroplano adquirido para la aviación militar chilena.

Es así como convertido prácticamente en piloto de pruebas, le corresponde volar el monoplano biplaza Deperdussin con motor Gnome de 70 hp, bautizado con el sugestivo nombre de “Cóndor” y luego se le entrega un monoplano Bleriot escuela de 35 hp, denominado “Chile”, ambos destinados a la instrucción de nuestros futuros pilotos militares.

Ver las imágenes de origen

Estamos en presencia de los albores de la aviación militar en Chile. De ahora en adelante, la aviación militar se va desarrollando y alcanzando importantes hitos y objetivos que conforman su fecunda historia.

Repasemos algunos de estos importantes hitos históricos, comenzando por la creación de la escuela aeronáutica militar.

El proyecto de conformación de dicha escuela fue concretado mediante el decreto supremo g.1. N° 187, de fecha 11 de febrero de 1913. El mencionado decreto en parte de sus primeros artículos creaba la escuela de aeronáutica militar “para adiestrar oficiales y suboficiales como pilotos aviadores, pilotos mecánicos, o pilotos aerostáticos para el servicio del ejército”, destinando además un terreno en la chacra lo espejo de propiedad fiscal para ejercicios, hangares, dependencias y edificios.

Por disposición superior, asumió el mando de la escuela como subrogante, el capitán Manuel Ávalos Prado, con fecha 17 de febrero de 1913.

El miércoles 12 de marzo, en Lo Espejo se efectuaron los primeros vuelos oficiales del capitán Ávalos, en ese momento el único oficial aviador militar en Chile. Ese día, se encontraban presentes junto a la pista de vuelo el ministro de Guerra Jorge Matte Gormaz y el general Arístides Pinto Concha, inspector del Servicio de Aviación, a quienes interesaba sobremanera conocer el resultado de estas pruebas para informar al gobierno sobre los progresos de la escuela.

El aparato, un Bleriot de 50 hp bautizado “Manuel Rodríguez” fue sacado del hangar y colocado en la línea de vuelo, donde el aviador y mecánico Miguel Cabezas efectuó los últimos ajustes. Cuando faltaban cinco minutos para las nueve de la mañana y la hélice estaba al máximo de su potencia Ávalos dio la orden de largar y los cinco soldados que sujetaban firmemente la máquina dieron un paso al costado, iniciando el Bleriot una rápida carrera que impulsó su plácido despegue remontándose rápidamente hasta unos ciento cincuenta metros de altura. 

Durante este vuelo el aviador atravesó San Bernardo de norte a sur, tomando dirección a la capital, hasta la comuna de San Miguel, demorando en su periplo un total de 26 minutos.

Sobre esta sólida base se asienta la Escuela de Aviación, denominación que se origina en 1920 y que se mantendrá con motivo de la creación de la Fuerza Aérea Nacional –FAN- el 21 de marzo de 1930. En 1944, la escuela recibe el nombre de Escuela de Aviación “Capitán Ávalos”, en recuerdo de quien fuera su primer director y en 1999 recibe el nombre actual de “Escuela de Aviación Capitán Manuel Ávalos Prado”.

El mérito de la creación de la Fuerza Aérea de Chile, inicialmente Fuerza Aérea Nacional, corresponde al comodoro Arturo Merino Benítez, quién adelantándose a su época, abogó por la importancia que tendría la aviación, un verdadero prócer dentro de la aeronáutica chilena y mundial.

Convencido de que el porvenir de la patria estaba ligado a los “caminos del aire”, al asumir el mando de las alas militares chilenas, en 1928 creó el club aéreo de chile, en 1929 la línea aeropostal Santiago-Arica, la que, en 1930, llega hasta la región de magallanes, creó la primera fábrica de aviones Curtiss la que se instaló en la actual base aérea Cerrillos, y la dirección de aeronáutica, entre otras acciones.

Por sus sacrificios y visionaria gestión, el presidente Carlos Ibáñez del Campo firma el 21 de marzo de 1930 el decreto que fusiona los servicios aéreos dependientes de los ministerios de guerra y marina y crea la Fuerza Aérea Nacional, nombrándolo subsecretario de aviación y primer comandante en jefe de la FAN. En mérito a sus múltiples acciones en favor de la aviación nacional, el principal aeropuerto del país fue bautizado con su nombre.

Ya pasados algunos años y ya con un mayor número de pilotos, el teniente Dagoberto Godoy realizó la hazaña mundial de cruzar en un avión la cordillera de Los Andes el 12 de diciembre de 1918, enfrentando temperaturas de hasta 20 grados bajo cero, la falta de oxígeno a 6 mil metros de altura y fuertes turbulencias, hasta lograr aterrizar en Mendoza en un frágil avión Bristol de motor rotatorio de 110 caballos de fuerza. A su regreso, miles de personas le tributaron una bienvenida de héroe nacional.

El 5 de abril de 1919, el teniente Armando Cortínez repitió la travesía de la cordillera en un avión similar, esta vez de ida y vuelta, para conmemorar el aniversario de la batalla de Maipú, batalla que selló la independencia de Chile.

El 16 de febrero de 1924, siete aviones militares emprendieron un raid de ida y regreso a Tacna, que duró 27 días y que concitó el asombro y múltiples festejos en las ciudades nortinas. Los aviones aterrizaron en La Serena, Copiapó, Baquedano, Iquique, Arica y Tacna, además de algunas canchas de emergencia como Cabildo, Illapel, Ovalle, Coquimbo, Vallenar e incluso en la pampa nortina.

El 20 de enero de 1951 el avión anfibio catalina voló hasta la Isla de Pascua, pilotado por el Cdb (A) Roberto Parragué y al mando del CDG (A) Horacio Barrientos, con una tripulación de siete personas, en un vuelo de 19 horas.

En el año 1974, se realizó la operación Atlante, mediante la cual se trajeron aviones Hawker Hunter desde Inglaterra, en un vuelo con escalas y cruzando el atlántico.

Como una tarea de desarrollo de la presencia de nuestro país en el territorio antártico chileno, la FACh realiza una serie de acciones tendientes a demostrar nuestra soberanía en dicho territorio.

El 15 de febrero de 1947 el teniente 1º Arturo Parodi Alister sobrevuela por primera vez y durante 30 minutos la base naval “Soberanía” en la Antártica, en un avión Vought Sikorsky con flotadores, iniciando las actividades de la fuerza aérea en el continente blanco. El avión fue trasladado hasta la zona en el transporte “Angamos” de la Armada.

El 12 de marzo de 1951 se inaugura en el territorio antártico la base aérea presidente Pedro Aguirre Cerda en el sector de Bahía Paraíso. Esta base fue destruida por la erupción de un volcán submarino, por lo que hubo de ser abandonada. Capítulo aparte es la arriesgada y exitosa tarea desarrollada por los helicópteros para evacuar al personal.

Para el año 1969, la FACh crea la Base Aérea Antártica Presidente Eduardo Frei Montalva, en la isla Rey Jorge, en las islas Shetland del Sur, la que reemplaza a la base Pedro Aguirre Cerda, su centro meteorológico entrega información técnica, según mandato de los países firmantes del tratado antártico.

En 1984 la FACh inaugura la Villa Las Estrellas en la “Base Antártica Presidente Frei”, donde ese mismo año nace el niño Juan Pablo Camacho, primer chileno oriundo del continente blanco. Al año siguiente, se realiza con éxito la operación “Estrella Polar”, con dos aviones Twin Otter, los que lograron llegar al Polo Sur.

En el año 2014, la FACh inaugura la “Estación Polar Científica Conjunta Glaciar Unión”, lo que permitió fomentar la investigación en la zona y reforzar la soberanía chilena en esos inhóspitos territorios.

En lo que respecta a su tarea de apoyo y ayuda a la comunidad, la fuerza aérea ha cumplido algunos importantes hitos dignos de mencionar.

En enero de 1939 ocurrió un devastador terremoto en Chillán, formándose el primer puente aéreo en Chile, con 36 aviones nacionales y 4 extranjeros, los que cumplieron 322 vuelos transportando a más de 1.500 personas y 24 toneladas de ayuda.

Con motivo del terremoto producido en el sur del país en mayo de 1960, la FACh realiza un gran puente aéreo a la zona de la catástrofe. Realizó 489 vuelos, trasladando a más de 4 mil personas y cerca de 230 mil kilos de carga con sólo diez aviones, de un total de 111 que llegaron de otros países. Del total de traslados, cerca del 60% correspondió a la FACh, a lo que siguieron las evacuaciones por la amenaza del desborde del lago Riñihue, empleándose helicópteros.

En el año 2010, producto de un terremoto de 8,8 grados Richter producido el 27 de febrero, el que afectó a tres regiones del país, aeronaves de la FACh establecieron el mayor puente aéreo de la historia chilena para ayudar a las víctimas del sismo.

Nuevamente, en el año 2014 y luego del terremoto que afectó al norte del país, la fuerza aérea realizó su cuarto puente aéreo de la historia. La institución trasladó 700 toneladas de alimentos a diversas localidades del interior del altiplano.

En cuanto al desarrollo del material de vuelo, a partir del año 1954, Chile entro en la era del jet con la llegada para la fuerza aérea de los primeros aviones a reacción, los aviones Dh- 115 “Vampire”, comprados a Inglaterra.

Ver las imágenes de origen

En el año 1972 la capacidad de transporte institucional recibió un vigoroso refuerzo con la adquisición de los legendarios C-130 Hércules”, representando un gran cambio por su versatilidad.

En el año 1975 se adquiere material norteamericano Northtrop F-5e supersónico, avión queda asignado al grupo de aviación Nº 7 en la base de Cerro Moreno. Chile entra en la era supersónica.

Al cumplirse en el año 1980 el cincuentenario de la FACh, se impulsan las iniciativas rumbo al progreso, como la adquisición de material de combate supersónico M-50 Mirage.

El 30 de enero de 2002, la fuerza aérea recibió la autorización presidencial para suscribir la carta de oferta para materializar la adquisición de aviones F-16 block 50 fabricados por la Lockheed Martin de Estados Unidos. Posteriormente fueron incrementados con compras efectuadas en otros países europeos.

En relación con la participación internacional de la FACh en operaciones de paz de las Naciones Unidas, en el año 1991 se inició la primera misión de paz en el extranjero con una agrupación de helicópteros UH 1H.

En el 2004 se inició la participación de la FACh en la misión de estabilización de Haití con personal y cuatro helicópteros UH 1H. Esta participación tuvo lugar por un período de 13 años, dándose término con el retiro del personal y material en el año 2017.

Otros hitos en su historia, en el año 1981 y como parte de la idea de difusión y promoción de la fuerza aérea en la comunidad civil el 14 de enero se crea la escuadrilla de alta acrobacia “Halcones” que utiliza primero los aviones Pitts y luego en el año 2000 se registra el ingreso del primer contingente femenino a la escuela de Aviación, hito importante en la incorporación de la mujer a la Fuerza Aérea de Chile.

Es así como en estas páginas hemos hecho un resumido repaso a algunos de los más importantes hitos en la historia y desarrollo de la FACh.

En esta resumida enumeración de hechos importantes se nos refresca la memoria sobre un aspecto muy importante de lo que es y representa para el país, la defensa nacional, en cuanto al control y a la disuasión de los cielos de nuestro país.

Deseamos a la fuerza aérea en esta fecha nuestros mejores deseos de progreso y éxito en su devenir institucional. Esperamos poder nuevamente en los años venideros, el destacar nuevos hitos de importancia de esa querida institución que nos llenen de orgullo y que al mismo tiempo incrementen el prestigio tan bien ganado por los integrantes del arma aérea, tanto en el campo nacional, tanto como en campo el internacional.

Fuerza Aérea de Chile: “quam celerrime ad astra”, “lo más rápidamente a las estrellas”.

Muchas gracias.


Santiago, 27 de abril de 2022

SEÑOR

GENERAL DIRECTOR DE CARABINEROS DE CHILE

GENERAL DIRECTOR DON RICARDO A. YÁÑEZ REVECO

PRESENTE

Estimado General,

Con motivo de celebrar Carabineros de Chile sus 95 años de existencia, el presidente y los socios de la Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional desean hacerle llegar a usted y al personal bajo su mando, sus más cordiales saludos y felicitaciones por tan importante fecha.

Carabineros de Chile es una institución querida y respetada por los chilenos y es reconocida internacionalmente por su calidad, eficiencia y servicio, lo que nos llena del más legítimo orgullo como exintegrantes de las FF. AA. y como chilenos.

Nuestra Unión desea expresarle al señor General Director y a todos los carabineros, nuestro irrestricto apoyo a su institución ante las afiebradas expresiones y deseos de ciertas mentes que proclaman la necesidad de su refundación y su transformación en un organismo policial civil.

Estamos claros que la inmensa mayoría de los chilenos con el corazón bien puesto quieren y apoyan a sus carabineros, los que, sacrificadamente y desde el extremo norte de Chile hasta lo más austral, velan por su seguridad, yendo en su ayuda sin titubear cuando la naturaleza nos golpea con sismos u otros fenómenos naturales o ante aquellas otras catástrofes provocadas por el hombre. En esas oportunidades, siempre allí están los Carabineros de Chile.

Reciba señor General nuestro saludo institucional junto a nuestras felicitaciones por este nuevo año de vida institucional el que le solicitamos lo haga llegar a todos los carabineros bajo su mando.

Lo saluda muy atentamente,

Hernán Barría Saravia

Contraalmirante Presidente

Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional