Columna de Opinión, News

LA FUERZA DE LO INTANGIBLE.

                                               LA FUERZA DE LO INTANGIBLE

Autor: Antonio Yakcich Furche.
Historiador.

Los tiempos modernos se caracterizan por múltiples factores, como el exitismo por nombrar uno de ellos, en el cual caemos al tener en lo individual, como también en lo grupal, una afán desmedido de éxito.
Para lograr lo anterior buscamos parametrizarlo todo, pero no por el hecho de obtener datos que permitan analizar o valorar una situación, sino que lo hacemos para poder demostrar nuestros triunfos y calidad como profesionales o personas.
La imperiosa necesidad de demostrar logros, algo que en lo básico se relaciona con el ego y el narcisismo, es más común de lo que se cree en los seres humanos.
Dejemos pendiente el ego, ya que su correcta definición, formulada por Freud, requeriría más espacio que el disponible en estas líneas, reemplazándola por el narcisismo, definido como la excesiva complacencia en la consideración de las propias facultades u obras.
Considerándonos entonces exitosos, perdemos la real dimensión de lo que en el fondo somos, mientras que los seres humanos que nos rodean, por diversos factores como la envidia o por poseer otra escala de valores, no nos asignan la importancia que esperamos.
Buscando medirlo todo, tratando de demostrar nuestros triunfos, dejamos de lado aspectos intangibles, importantes por la fuerza que en sí mismos poseen, como por ejemplo el amor y la fe, el primero impalpable, el segundo espiritual, pese a que se pueden demostrar a través de hechos y objetos materiales.
Es evidente que en muchos casos, dejamos de lado lo intangible, o lo relegamos a un segundo plano, sin asumir que poseen una fuerza inmensamente superior a lo netamente material.
El amor de los padres por sus hijos es una clara demostración de lo anterior, al no existir límite alguno de sacrificio de parte de los progenitores cuando está en peligro la vida o el bienestar de su descendencia.
La fe en el Dios de nuestras creencias demuestra también lo que significa la fortaleza del espíritu, cuando se está dispuesto a renunciar a todo con tal de no renegar de ella.
Si unimos los conceptos anteriores a aspectos como el amor a la Patria, podemos aseverar sin duda alguna, que la fuerza de lo intangible supera con creses los frutos del  materialismo y con mayor razón aún, los del exitismo, como lo demuestran todos los
héroes y mártires que en guerra y en tiempos de paz, han rendido su vida por nuestro país, como Arturo Prat y los suyos, a quienes en esta semana conmemoramos.

Las opiniones en esta sección, son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de la Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional

News, U al dia

DÍA DEL PATRIMONIO EN EL MUSEO HISTÓRICO Y MILITAR DE CHILE. 25 Y 26 DE MAYO

                                               DÍA DEL PATRIMONIO

El Museo Histórico y Militar de Chile invita al público este sábado 25 y domingo 26 de mayo a participar en las entretenidas actividades que se realizarán en el marco del Día de los Patrimonios 2024. En esta ocasión, el MHM contará con un entretenido programa pensado idealmente para toda la familia que incluye: la presentación de la Banda de Conciertos del Ejército, la Banda de la Escuela de Suboficiales, visitas guiadas a través de la muestra “Cinco Siglos de Historia” , talleres, exposiciones temporales, recreadores históricos además de una muestra en el patio central de vehículos y motos clásicas de todos los tiempos (kombis, escarabajos, entre otros). Los esperamos desde las 10:00 a las 17:00 horas en Av. Blanco Encalada 1550, Santiago.

HISTORIA MILITAR Y HÉROES OLVIDADOS, News

BATALLA DE TACNA. Jorge Villarroel Carmona

                                                BATALLA DE TACNA

26 de mayo de 1880

Jorge Villarroel Carmona

Hace 144 años….

Batalla de Tacna o del campo de la alianza

Los ejércitos aliados de Bolivia y del Perú, ambos comandados por el jefe de gobierno y general boliviano Narciso Campero (quién días antes insistió en asumir el mando supremo como generalísimo de La Alianza enemistándose con el almirante Lizardo Montero del Perú, todo por este afán) para enfrentar el Ejército de Chile

El Ejército de Chile comandado por el general de brigada Dn Manuel Baquedano (como General en Jefe) quien hace dos meses -el 22 de Marzo-  había logrado vencer a unas fuerzas de élite peruana en el combate en la Quebrada de Los Ángeles.

Tacna nuevamente resultó victorioso para el Ejército chileno.

El lugar de la batalla de Tacna fue la meseta del cerro Intiorko (en quechua, ‘Alto del Sol’).

¿Qué ocurrió o, como fue la batalla?

Las tropas de Baquedano se desplegaron en dispositivo ofensivo muy temprano ese 26 de Mayo.

I División ala izquierda (General Amengual) y II División (Coronel Barceló) a la derecha.

Atrás la III División (Coronel Amunategui) y como reserva la División Muñoz.

La I División, momentos antes de iniciar el movimiento ofensivo “su unidad fue bendecida” por el Capellán Mayor, Dn. Florencio Fontecilla. La División se arrodilló completa y se persignó.

Comencemos…les comento que  la artillería rompe sus fuegos tempranamente ese 26 de Mayo y luego de un momento de silencio comienzan a avanzar las divisiones y la banda interpreta los compases de la canción de Yungay.

El despliegue es en dispositivo de ataque frontal y el fuego de los fusiles Grass en las primeras líneas -a eso de las 10:00 hrs- van consumiendo el nivel orgánico de los 100 tiros que llevan los infantes en sus cananas.

El escenario se dificulta con el humo que lo distorsiona, y se produce un largo silencio y son recién las 11 de la mañana y ya se ha acabado la munición de la I y II Divisiones (Amengual y Barceló)

El borde delantero de la defensa de la Alianza al percibir la inacción del fuego atacante sale de sus trincheras a atacar al agresor iniciándose un combate cuerpo a cuerpo (fiero), en éste participan los valientes del Regimiento Esmeralda y Atacameños contra las fuerzas aliadas peruanas – bolivianas.  Aparecen los bravos Colorados de Daza (quienes permanecían de reserva) y buscan revertir el destino proyectado para las armas de Chile en esta batalla donde el ímpetu marca el camino a la victoria de los nuestros, sí, ¡¡de nuestros bisabuelos y para los más jóvenes hoy en día de sus tatarabuelos!!

Amunategui, comandante de la III División se inquieta por la falta de munición de las dos divisiones que lo anteceden en primera línea, atrás la División Muñoz espera la orden para acudir al frente. Hay confusión y la Alianza quiere recuperar el borde delantero de su dispositivo defensivo.  Es, en ese preciso momento que el suelo se remece, comienza a TEMBLAR, y se escucha un galope arrollador, “son los jinetes de Granaderos” que galopan a la carga, y, un chivateo a la usanza araucana paraliza al enemigo, ¡¡es ensordecedor!!

Los cascos de los briosos corceles se amplifican rompiendo el silencio, los soldados adversarios, exclaman ¡Han despertado al mismísimo demonio !!  y, los jinetes blandiendo sus sables rompen las defensas y parapetos enemigos, va cayendo el defensor de la Alianza, mueren muchos y otros se desprenden despavoridos, “al no poder enfrentarlos”, la carga montada posibilita a las tres divisiones retrotraer su dispositivo y rea municionar.

En efecto, los carretones con munición avanzan y las I, II y III divisiones se rea municionan, infantes y jinetes atacan entonces, comenzando el desprendimiento total del adversario quiénes huyen o levantan sus brazos en clara demostración de sentirse vencidos entregándose  como prisioneros.

“Las armas chilenas vencieron”.

Los bolivianos huyen sin socorrer a sus propios heridos y dejando solos a sus camaradas caer prisioneros.

Los heridos quedan abandonados. “El gobernante altiplánico y general boliviano Narciso Campero deserta del campo de batalla”, y ordena una columna en retirada  rumbo al altiplano y desde ese episodio “nunca más” participarán en la Guerra “que curiosamente, ellos mismos provocaron y declararon” y, donde los peruanos tuvieron que enfrentar “solos” más tarde al  Ejército de Chile en las futuras campañas de Lima y de La Sierra.

Aunque respecto de las cifras de las bajas (muertos y heridos) correspondientes a esta acción de guerra no hay acuerdo entre los historiadores, es fácil concluir que la batalla, como lo dice Francisco Machuca (conocido como “Captain”) en su obra “Las cuatro campañas de la Guerra del Pacífico”, la Batalla del Campo de la Alianza fue una de las batallas más sangrientas y cruentas del siglo XIX chileno.

Nota:

El capellán Ruperto Marchant es en Tacna quien recupera el estandarte chileno del Maipo perdido en la Batalla de Tarapacá. El presbítero en 1881 regresó a Chile como héroe, continuando con su carrera sacerdotal.

“Viva Chile y Viva su Ejército, el mismo de ayer, de hoy y de siempre”.

Las opiniones en esta sección, son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de la Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional

HISTORIA MILITAR Y HÉROES OLVIDADOS, News

O’HIGGINS Y LOS HABITANTES DE ARAUCO. Antonio Yakcich Furche

 

                                                                   O’HIGGINS Y LOS HABITANTES DE ARAUCO

Autor: Antonio Yakcich Furche.

Presidente del Instituto O´Higginiano de Rancagua.

Corría mayo de 1817 y Bernardo O´Higgins, luego de ser designado en Cabildo Abierto como Director Supremo de la Nación, se dirigió hacia Concepción con el fin de asumir el mando de las tropas patriotas que sitiaban a las fuerzas realistas en Talcahuano.

Al aproximarse a la zona de operaciones, emitió una proclama publicada en la actualidad en el Tomo XXI del Archivo de Don Bernardo O´Higgins, dirigida puntualmente a los habitantes de Arauco, los que como es lógico, producto de la situación imperante, era necesario que apoyaran el esfuerzo bélico patriota.

Al inicio del mencionado documento, O´Higgins manifiesta lo siguiente; “Al dirigiros la palabra me es imprescindible recordar con respeto las glorias de la nación heroica de quien traes vuestro origen y denominación”.

Señalando luego lo siguiente; “Los Araucanos han sido el lustre de la América combatiendo por la libertad, y vosotros no debéis empañar dicho timbre”.

Describe a continuación nuestro Padre de la Patria, los motivos por los cuales los habitantes de Arauco debían plegarse a la causa patriota, especificándolos como el obtener la libertad y la paz, evitando con ello la muerte y la devastación del territorio nacional, incluyendo por supuesto Arauco.

Cabe recordar que si bien se había logrado la victoria de Chacabuco, el naciente país solo controlaba el territorio entre Copiapó y la margen meridional del río Bío Bío, estando bajo control realista además de Talcahuano, Valdivia y Chiloé.

De hecho, el territorio de Arauco tampoco estaba controlado por los patriotas, ya que por él merodeaban numerosas guerrillas partidarias de la Corona Española.

Al término de sus palabras Bernardo emplaza decididamente a los destinatarios de la proclama al señalar; “La Patria va  a premiar vuestra lealtad o castigar ejemplarmente vuestra ingratitud. Decidíos. Calculad vuestra suerte, por cuya prosperidad trabaja vuestro paisano y verdadero amigo”.

No hay duda alguna, Arauco y sus habitantes siempre fueron para O´Higgins un motivo de especial atención, desde que inició sus estudios en el Colegio de Naturales de Chillán siendo un niño.

Ejemplo de ello es la estrella solitaria de la actual bandera nacional, identificada por nuestro prócer como el planeta Venus venerado por los Araucanos, o el documento en que declara que todos los habitantes del país incluyendo los pueblos originarios, debían ser llamados chilenos.

Las opiniones en esta sección, son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de la Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional

Columna de Opinión, News

PRAT INMORTAL. Andrés Montero J.

 

                                                 PRAT INMORTAL

Andrés Montero J.

Las opiniones en esta sección, son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de la Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional

HISTORIA MILITAR Y HÉROES OLVIDADOS, News

PERLA HISTÓRICA. ARTURO PRAT, EL JURISTA. Mario Barrientos Ossa.

                                                                                    PERLA HISTÓRICA. ARTURO PRAT, EL JURISTA.
Mario Barrientos Ossa.

Con motivo de conmemorarse hoy el aniversario del Combate Naval de Iquique y la gloriosa muerte de Arturo Prat Chacón, cuya figura fulgura en nuestra historia, acompaño un estudio acerca de su desconocida faceta de abogado, que portaba nuestro héroe naval máximo. Asimismo, rindo un tributo de admiración a Miguel Grau, cuya hidalguía se destacó en ese épico combate.

                                                                                               ARTURO PRAT, EL JURISTA.
Mario Barrientos Ossa.
Rancagua, Chile

Me parece necesario recordar que Prat fue abogado, que se sintió llamado por el mundo del Derecho, y que con grandes sacrificios pudo conciliar su labor como oficial de la Armada con las aulas universitarias, hasta lograr su meta.
Considero un agrado reproducir en estas líneas una reseña de esta poco conocida etapa en la vida de Prat, que nos hace sentir el orgullo de proclamar que nuestro héroe es el abogado de muerte más gloriosa en nuestra historia.
La autoridad universitaria extendió el siguiente informe, con fecha 23 de julio de 1876: “Señor Rector: Don Arturo Prat Chacón ha rendido examen de Código de Minas y Práctica Forense y en ambos salió aprobado unánimemente. Puede ser admitido a las pruebas finales. Enrique Tocornal”.
El 26 de julio se informa que rindió su examen de grado, ante los profesores Ocampo, Cerda, Vergara Albano, Lira y Tocornal, y fue aprobado unánimemente. Enseguida leyó una memoria sobre la Ley de Elecciones y fue igualmente aprobado. Firma el mismo Enrique Tocornal.

El 31 de julio rindió su examen ante la Corte Suprema y fue aprobado. Cabe recordar que en esos años, la Excma. Corte examinaba a cada uno de los postulantes al diploma, y esa es la explicación que hasta hoy, el título no lo otorga la Universidad, sino la Excma. Corte, aunque se haya perdido la razón de ser que le dio origen, puesto que tales exámenes ya no se llevan a cabo.
A título de anécdota, cabe recordar lo que publicó el decano de nuestra prensa nacional, “El Mercurio” de Valparaíso, con fecha 2 de agosto de 1876, con el siguiente tenor: “Ayer rindió examen de abogado ante la Corte  Suprema de Justicia, el capitán de corbeta, segundo comandante de la Esmeralda, don Arturo Prat.  El señor Prat solo ha concurrido  a las aulas del Instituto Nacional, para rendir siempre las más brillantes pruebas de competencia en los diversos ramos del Derecho. Nuestro foro  ha hecho, con el ingreso del señor Prat, una valiosa adquisición. A su talento distinguido para apreciar con rapidez las más intrincadas  cuestiones de Derecho, une  un carácter investigador  y un espíritu analítico que le permite profundizar   y resolverlas con el acierto de un viejo jurisconsulto. Es un abogado en la más estricta acepción de la palabra y de ello tenemos pruebas evidentes  en algunos escritos que la prensa ha registrado sobre cuestiones de jurisprudencia y en los cuales campean  la observación certera y el lógico razonamiento. Lo mismo nos prueban algunas defensas que el señor Prat  ha hecho con brillo en consejos de guerra y que también se han publicado. Nuestra Armada, cuenta desde hoy, con un abogado, que es el primero salido de su seno. Lo felicitamos por ello y felicitamos también al joven jefe cuyo amor a la ciencia no podía menos que servir de poderoso estímulo a sus alumnos de la Escuela Naval”.
Nótese que Prat no fue un alumno del montón, y que su aventura de titularse de abogado mereció elogiosos comentarios en la prensa, lo que revela que era conocido por sus condiciones intelectuales y morales.
El 27 de julio de 1876, su esposa Carmela Carvajal le había escrito, refiriéndose a la aprobación de su examen de grado: “Mi Arturo adorado: En la mañana de hoy recibí juntas tus cartas del 25 y 26 portadoras de tan buenas nuevas, que me hicieron derramar lágrimas de felicidad. Recibe, mi bien, mil y mil felicitaciones de toda la familia y en particular de tu Carmela que da gracias al Todopoderoso que ha premiado tus nobles esfuerzos. Lo único que siento es que me voy poniendo orgullosa pero esto no te dé cuidado, porque yo sé serlo a mi modo, tal vez el solo que lo sufrirá eres tú, porque te tendré más regalón…” En ese matrimonio reinaba el amor.
Casi tres años después de estos hechos, el héroe de la paz pasaba a la inmortalidad como el gran héroe de la guerra.
En ambas conductas, el código moral fue uno solo: terminar lo empezado, cumplir la palabra, aunque cueste la vida.
¡Cuán olvidado y envejecido yace ese mismo código, si observamos la realidad actual!
Un aporte de nuestro Pas Presidente Gustavo Basso Cancino

Las opiniones en esta sección, son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de la Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional.