ejercito-chile armada-chile fuerza-aerea carabineros-chile
Efemérides del Mes
 
 
JUNIO
 

Año

Día

Efeméride

Descripción

 

 
    1837
         6
ASESINADO MURIÓ QUIEN ES CONSIDERADO COMO ARTÍFICE DE LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO DE CHILE 
En la fecha señalada, en Valparaíso, víctima de conspiración de insurrectos fue asesinado a los 54 años Diego Portales Palazuelos; el hecho estuvo en manos de un pelotón de 8 fusileros comandados por Santiago Florín, y fue consecuencia de la traición del general José Antonio Vidaurre, confabulado contra el gobierno de Joaquín Prieto en el que Portales era servidor. El trágico hecho ha sido descrito ampliamente, asimismo los historiadores destacan el accionar portaliano en la etapa de evolución del país que se produce luego de la batalla de Lircay. Es desde ese punto de la historia cuando Diego Portales comienza su gestión en un Chile pensado sobre el concepto de orden, moralidad y trabajo como base para el desarrollo nacional. Habiendo iniciado su vida laboral como comerciante y fundando empresas, en Perú y en Chile, Diego Portales, sin ser militante de partido político demostró manejo en esas lides, lo que le permitió incluso influir, además de entre otros campos, en el contenido de la Constitución de 1833 cuya vigencia se prolongó hasta 1925. A raíz de sus habilidades, con firmeza consolidó el orden social y político del país privilegiando el orden republicano por sobre las libertades y el repudio de los caudillismos. Es así como cumplió funciones que significaron un aporte a la estabilidad política e institucionalidad de Chile brevemente como vicepresidente de la República (1831), y en distintas carteras ministeriales, entre ellas Interior (1830), Relaciones Exteriores y Marina y Guerra (1835), cargo este último que servía al momento de su muerte.   Su mente fue visionaria; por ejemplo, vio en la Confederación Perú-Boliviana y en la personalidad de Andrés Santa Cruz forjador de esa alianza, presidente de Perú y posteriormente de Bolivia, una amenaza a los intereses de Chile en el Pacifico. Su pensamiento acerca de la importancia del mar para Chile se puede apreciar en el reportaje publicado en la Revista de Marina titulado “El poderío marítimo en el epistolario de Don Diego Portales” (*) del que son autores los capitanes de fragata Carlos Sazo Pérez y Lautaro Ormazábal Yanulaque. En su texto abordan la posición de Portales en esta materia de lo cual concluyen:  “1. El genio de Portales, entre otros aspectos, en lo militar era evidente. Tenía una clara noción de la importancia del Control del Mar en países cuya condición geográfica esencial, hace de las comunicaciones marítimas una imperiosa necesidad, tanto en el aspecto comercial como en el militar.  2. El deseo de convertir a Chile en una gran nación, es el pensamiento central de la creación portaliana. Todo lo que Portales pensó y realizó tuvo este único norte. 3. Portales a pesar de no haber recibido una formación académica naval-militar, poseía una notable intuición para discurrir y visualizar los conceptos fundamentales de la estrategia marítima y aplicarlos en la conducción político-estratégica en demanda de los objetivos políticos del país. 4. Portales comprendió con notable claridad la importancia del desarrollo del Poder Naval para la defensa de los intereses marítimos del país y la neutralización de las amenazas que necesariamente provenían del mar. 5. Las frases rectoras que han precedido a la obra de Portales se fundamentan en una profunda concepción marítima evidenciada en el análisis de su epistolario y que aún orientan los destinos marítimos de Chile.   6. Portales concibió y empleó al poder naval como un instrumento de la política, comprendiendo su papel como respaldo importantísimo de la política exterior e interior del estado.” 
    1880
         7  
ASALTO Y TOMA DEL MORRO DE ARICA   
  En un escenario sembrado de sistemas de minas controladas a distancia y modernos cañones del ejército peruano se desarrolló la épica toma del Morro de Arica, enclavado en la ciudad del mismo nombre cuyo puerto, en el contexto de la Guerra del Pacífico era fundamental para asegurar el apoyo marítimo al Ejército Expedicionario. Cupo al general Manuel Baquedano la responsabilidad de planear y organizar lo que fue el triunfo chileno en el asalto al morro de Arica y fue dirigido por el coronel Pedro Lagos Marchant. Por el lado de las fuerzas peruanas fue el coronel Francisco Bolognesi, quien cuando le fue ofrecida la rendición por el mayor José de la Cruz Salvo, no aceptó lo que consideró sería una humillación hacerlo; luego de consultarlo con sus oficiales emitió la célebre frase “Resistiremos hasta el último cartucho”. El diálogo del 5 de junio, entre el mayor Salvo y el general Bolognesi fue: Bolognesi: Le oigo a usted. Salvo: Señor, el General en Jefe del Ejército de Chile, deseoso de evitar un derramamiento inútil de sangre, después de haber vencido en Tacna al grueso del Ejército aliado, me envía a pedir la rendición de esta plaza, cuyos recursos en hombres, víveres y municiones conocemos. Bolognesi: Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho. Chile, con la fuerza conformada por 4.000 soldados, comandados por el coronel Pedro Lagos Marchant, un estratega fogueado en las campañas de Arauco, triunfó en el cometido de apoderarse del morro operación que realizó en forma sorpresiva y rápida.  Las bajas chilenas fueron 473 entre muertos y heridos; los peruanos tuvieron más de 700 muertos y heridos, y hubo 1.318 prisioneros. Respecto a ese suceso bélico, el historiador Gonzalo Bulnes escribió; “Muy pocos hechos más heroicos ofrece la historia americana que el asalto y toma de Arica. No sólo la de Chile sino la de cualquier país del mundo podrían enorgullecerse de ella. Reloj en mano, los regimientos tardaron 55 minutos desde que partieron agazapados de sus campamentos hasta que clavaron sus banderas victoriosas en el Morro. Se ha hecho la prueba de recorrer esa distancia al tranco del caballo y se ha empleado más tiempo que el que tardaron los chilenos en rendir todas las trincheras.” De hecho, a las 8.30 del 7 de junio de 1880 el general Baquedano tomaba la plaza de Arica.  El éxito lo refleja el telegrama mandado a Chile “(Recibido a las 11.10 A.M.). Santiago, junio 8 de 1880. Señor Ministro de la Guerra: ¡Viva Chile! Arica asaltado y tomado a la bayoneta. Todos los fuertes en nuestro poder. «Manco» a pique. Nuestra escuadra fondeada tranquilamente en la bahía. Los honores de la jornada corresponden a los regimientos 3º y 4º de Línea. Felicito al Gobierno y a la nación por el triunfo más glorioso y completo alcanzado en la presente guerra por nuestro invencible ejército. Voy a comunicar. LYNCH.” Al respecto cabe aclarar que el texto al referirse a <Manco> a pique lo hace acerca del buque peruano “Manco Capac” que se encontraba en el puerto, y que fue hundido por su capitán José Luis Sánchez Lagomarsino, con el propósito de evitar que cayera a manos chilenas. La escuadra nacional surta en el puerto la componían las naves “Cochrane”, “Magallanes”, “Covadonga” y “Loa”, que días antes de la contienda habían bombardeado el puerto en dos ocasiones.
    1950
    10
Ratificación y vigencia del Tratado Antártico    
El Tratado Antártico fue firmado en Washington el 1º de diciembre de 1959 y entró en vigencia en el mundo el 23 de junio de 1961. En Chile, el 7 de junio de 1961 se ratificó este pacto internacional por medio de la Ley N° 15.802.4.   El marco normativo del acuerdo fue rubricado por doce países que son: Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Japón, Noruega, Nueva Zelandia, Sudáfrica y la Unión Soviética. En resumen, el tratado es un instrumento para evitar la militarización de la Antártica y para fomentar el desarrollo científico. Es así como en el continente blanco se desarrolla un importante número de investigaciones científicas, mientras que las reclamaciones territoriales sobre el continente -que tenían siete países al momento de la firma del Tratado- permanecen en statu quo En la actualidad, el Tratado Antártico cuenta con 52 Partes, de los cuales 29 tienen carácter consultivo y 23 no consultivos. Son Partes Consultivas aquellos Estados adherentes al Tratado, que tienen presencia permanente en la Antártica para el desarrollo de actividades científicas, y que son admitidos por la Reunión Consultiva, con plenos derechos en el Tratado. Las Partes Consultivas la conforman: Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Chile, China, Corea (RDC), Ecuador, España, Estados Unidos, Federación de Rusia, Finlandia, Francia, India, Italia, Japón, Noruega, Nueva Zelandia, Países Bajos, Perú, Polonia, Reino Unido, República Checa, Sudáfrica, Suecia, Ucrania, Uruguay.   Las Partes No Consultivas la constituyen la veintena de Estados Adherentes al Tratado que no desarrollan actividades en la Antártica.
    1818
    26
Día la Marina Mercante Nacional    
Doscientos dos años cumple la Marina Mercante Nacional cuya fecha de inicio como tal es considerado el día en que se produjo el otorgamiento de la primera patente de navegación a la fragata Gertrudis de la fortuna. Dicha patente fue conferida por Bernardo O´Higgins el 26 de junio de 1818 a Francisco Ramírez, quien pasó a ser el primer armador que tuvo la naciente república de Chile. El proceso de la navegación mercante ha significado una permanente aportación al desarrollo  nacional, incluyendo su apoyo en circunstancias tan decisivas para el país como cuando, por ejemplo, contribuyó con sus naves al transporte de tropa, armamento, municiones y abastecimiento para que pudieran mantener su operatividad combativa durante la Guerra del Pacífico y durante la Revolución de 1891. La Marina Mercante de Chile ha favorecido el crecimiento y adelanto económico del país durante sus dos siglos de existencia, desde los buques a vela, a vapor y actualmente con naves de importante calado y capacidad.  En su devenir ha cubierto el comercio de ultramar chileno hasta llegar hoy en día a realizar cerca del 90% del movimiento comercial de exportaciones e importaciones del país. De esa forma la Marina Mercante Nacional (MMN) permite dar empleo a una gama de personas entre tripulantes, oficiales, profesionales de diversos campos que conciernen a actividades marítimas civiles, además de funcionarios y trabajadores especializados que conforman el personal en tierra de las empresas navieras. Al respecto Enrique Ide, presidente de la Asociación Nacional de Armadores, el aniversario pasado de la MMN expresó al medio Mundo Marítimo: “Estamos en un buen momento, celebrando 201 años de existencia de la Marina Mercante Nacional, con muchos armadores y gente de mar y todo un conjunto de actores de la industria muy bien preparados para enfrentar los desafíos del comercio mundial, las importaciones y las exportaciones en Chile”.   Corroboran esas palabras el rol que la marina mercante chilena ha cumplido en los últimos meses frente a la contingencia producida por la pandemia de COVID19, en materia de transporte de mercancías, bienes y servicios, al igual que lo ha efectuado en otras emergencias que han afectado al país a lo largo de sus dos siglos de existencia.
    1834
    26
Se aprueba forma y colores del Escudo de Chile    
En el marco de la Campaña de la Sierra, comprendida en la Guerra del Pacífico, se desarrolló el combate en Sangra entre un puñado de chilenos y las fuerzas conformadas por efectivos del disgregado ejército del Perú, apoyados por lugareños de la cordillera peruana. La historia narra que luego de las batallas de Chorrillos y Miraflores, las fuerzas chilenas se encontraban acantonadas en Lima en espera de llegar a una tregua en pro de una paz definitiva entre ambos países. Entretanto, el ejército peruano debido a las derrotas sufridas en esas batallas se disgregó a lo que siguió la formación de facciones que actuaban en la serranía peruana, liderados por el presidente Nicolás de Piérola.  Alertado de esta situación, el mando chileno dispuso que un destacamento de 1.400 hombres, a cargo del comandante Ambrosio Letelier, se adentrara a la sierra con el fin de neutralizar esa situación. El capitán José Luis Araneda fue enviado a proporcionar protección a la Expedición Letelier por el almirante Patricio Lynch a cargo de las fuerzas chilenas en Lima. En esa instancia un grupo de 70 hombres pertenecientes a una compañía del Buin N° 1 de Línea, se acantonaron en la Hacienda de Sangra (o Sangrar) donde fueron fuertemente atacados. El grupo, fue sorprendido por miembros del ejército peruano y montoneros dirigidos por el coronel Manuel Encarnación Vento, surgiendo un dispar combate de fusilería provocando un importante número de muertos y heridos entre los chilenos que batallaron valientemente con su comandante a la cabeza, resistiendo el ataque parapetados en una iglesia que los peruanos incendiaron esperanzados en provocar la capitulación de los soldados del Buín, hecho que nunca se produjo. De la sangrienta contienda solo 10 chilenos sobrevivieron. Araneda en su informe al Comandante en Jefe de las fuerzas chilenas expedicionarias en Perú, expresó: … “tengo el sentimiento de comunicar a V.S. que mi tropa ha sufrido 45 bajas: 17 muertos, 17 heridos, tres contusos y ocho cuya suerte se ignora hasta hoy.”   Los comandados por Vento luego de más de trece horas de resistencia de los chilenos, se retiraron del sitio del desigual combate, temiendo ser sorprendido con la llegada de refuerzos chilenos.